Pasado el período de gestación por fin llega el momento más esperado del año. Son once largos meses en los que se superan varios períodos críticos como son, la fertilidad durante la época de cubrición, el último tercio de la gestación y el parto. Cada momento requiere de un aporte específico para mantener un óptimo estado en la yegua y desarrollo en el potro. 
Cuando nos encontramos con el potro en nuestras manos, debemos estar preparados para cualquier imprevisto y ofrecerle los mejores cuidados. 

Los primeros días son críticos para su desarrollo. Entre los 6-14 días de edad se produce en el 70-80% de los potros normales, la diarrea del celo del potro. Se llama así porque coincide con el primer ciclo estral de la yegua tras el parto. Su origen se debe a un cambio fisiológico en el aparato gastrointestinal, durante el período de desarrollo de la flora bacteriana normal en el potro. No requiere tratamiento a no ser que se prolongue demasiado o el potro se debilite. 

Existen otro tipo de diarreas producidas por diversos agentes víricos, bacterianos o parasitarios, en las que se verá afectada en mayor o menor medida la flora gastrointestinal normal, la cual no es totalmente funcional en el potro hasta pasado el año de edad. 

El aparato digestivo de los animales sanos está habitado por miles de millones de levaduras y bacterias saprófitas, cuya función es participar en la conversión de los alimentos en nutrientes. Además, son responsables de ocupar eficientemente el tracto digestivo para evitar el crecimiento de bacterias patógenas con las que compiten para ocupar ese espacio. 

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Probióticos son “Microrganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo”.Saccharomyces cerevisiae es el único probiótico aprobado en Europa para caballos. Es una levadura, caracterizada por ser el producto natural con el contenido más alto en algunos compuestos con una gran influencia en la actividad del sistema inmune de los animales y en el desarrollo de la flora beneficiosa del estómago e intestino de los caballos. Además, la pared celular de S. cerevisiae está compuesta por un azúcar muy atractivo para gérmenes patógenos intestinales. E. coli y Salmonella inician el proceso infeccioso en el intestino uniéndose a la superficie de las células epiteliales de la pared. Ambos compiten por unirse a las bacterias y finalmente, los patógenos se unen fundamentalmente a S. cerevisiae libres en el intestino con los que son excretados, evitándose así la infección intestinal. Por último,Saccharomyces cerevisiae proporciona altas dosis de vitamina B, proteínas, péptidos, aminoácidos, enzimas, minerales y otros cofactores importantes de gran valor nutritivo, pero que también desempeñan importantes funciones biológicas mejorando el sistema inmune y el aspecto general del animal, especialmente piel, pelo y uñas.

Los beneficios que aportan los Probióticos son:

  • Mejoran la absorción de calcio, que favorece una buena densidad ósea y mejora el desarrollo del potro.
  • Mejoran la digestibilidad de los alimentos, la absorción de nutrientes y la eficiencia de la ración. 
  • Previenen la colonización del tubo digestivo por agentes patógenos. 
  • Previenen el estreñimiento al promover una evacuación regular del intestino y al aumentar el volumen de la masa fecal. 
  • Estimulan el sistema inmunitario y mejoran la salud general.

Los Prebióticos son compuestos no digestibles, fermentados en el digestivo, que facilitan cambios en la composición y la actividad de la microflora gastrointestinal promoviendo una mejora de la salud y el bienestar del organismo. Estos compuestos son generalmente azúcares simples como la inulina, lactulosa y oligofructosa. Los prebióticos se diferencian de los probióticos en que no son o aportan bacterias vivas; en su lugar, trabajan con bacterias existentes, ya sea proporcionándoles alimentos o por la mejora del entorno en el intestino. Los prebióticos potencian la eficacia de los probióticos. La inulina tiene un bajo valor calórico y sirve de sustrato a la flora residente. Estudios in vitro han demostrado que la inulina disminuye el pH del intestino debido a la formación de compuestos ácidos, inhibiendo el crecimiento de E. coli, Clostridium y otras bacterias patógenas, y estimulando así de manera selectiva el desarrollo de bacterias beneficiosas para la salud. Por último, la producción de gran cantidad de compuestos ácidos durante la fermentación de la inulina, aumenta la absorción de calcio y magnesio.

La combinación sinérgica de Probióticos y Prebióticos en fórmulas que promueven el desarrollo de la flora intestinal, es beneficiosa en potros recién nacidos y jóvenes, tanto de forma preventiva como en tratamientos de apoyo para procesos gastrointestinales, como es la diarrea.

Hasta pronto, 
Noelia Zamorano, Veterinaria.